19 abr, 2014

Archivo
Edición Impresa

Los estudiantes de UPRH siguen siendo los Campeones en NASA
Los estudiantes de UPRH siguen siendo los Campeones en NASA
El equipo del Departamento de Física y Electrónica de la Universidad de Puerto Rico en Humacao es proclamado campeón en la nueva competencia auspiciada por la National Aeronautics and Space (NASA) The Rover…
Junta de Gobierno acoge propuesta de no ajustar la matrícula
Junta de Gobierno acoge propuesta de no ajustar la matrícula
El presidente de la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Jorge Sánchez, y su vicepresidente Ángel Collado Schwarz, respaldaron hoy la propuesta del presidente de la…
Prohibido olvidar el legado de las prácticas militares en Culebra
Prohibido olvidar el legado de las prácticas militares en Culebra
Aunque para algunos puede ser una sorpresa que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos emitiera una comunicación advirtiendo a los turistas que tengan cuidado si visitan…
¿Peligroso o beneficioso el cigarrillo electrónico?
¿Peligroso o beneficioso el cigarrillo electrónico?
Se encuentran en gasolineras, farmacias y hasta en la web, empaquetados atractivamente, con una extensa gama de sabores. Se trata de los cigarrillos electrónicos, cuyo uso ha sido objeto de…
Internacionales: Lanzan zapato a Hillary Clinton
Internacionales: Lanzan zapato a Hillary Clinton
Ir a un concierto del cantante Luis Miguel y ver volar a la tarima ropa interior de fanáticas apasionadas es normal. También, es de esperarse en el imaginario colectivo que…
Medios que matan: el papel de los medios en el genocidio ruandés
Medios que matan: el papel de los medios en el genocidio ruandés
El desarrollo económico precisa de seguridad y orden, y ello impone el gobierno de Kagame. Y control, mucho control. La disidencia es, cuanto menos, hostigada. Explica Olivier, un joven periodista,…
Taller Teatro Lírico "vale la pena"
Taller Teatro Lírico
El Taller Teatro Lírico presentó el pasado jueves, 10 de abril y el viernes 11, dos funciones en el Teatro de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río…
Infografía: Cómo la tecnología motiva la creatividad en la educación
Infografía: Cómo la tecnología motiva la creatividad en la educación
Aunque ya se preveía, una investigación demostró cuán importante es el uso de la tecnología para impulsar la creatividad de estudiantes y profesores. ¿De qué manera se logra esto? La…
¿Cómo evitar gastar dinero en suplementos nutricionales que no funcionan?
¿Cómo evitar gastar dinero en suplementos nutricionales que no funcionan?
El encarcelamiento de un famoso vendedor de remedios falsos y el editorial de una de las revistas medicas más respetadas del mundo le asestan dos golpes contundentes a la pseudociencia.…
Betances for Dummies
Betances for Dummies
Hoy se conmemora el 187 aniversario del nacimiento de Ramón Emeterio Betances, a quien con tanta justeza se le ha llamado Padre de la Patria puertorriqueña. Paradójicamente, tirios y troyanos…
Nueva gestión a favor de la videodanza en Puerto Rico
Nueva gestión a favor de la videodanza en Puerto Rico
La danza, como todo arte, siempre está en constante evolución. Por ello, se celebrará la serie de videodanza Espacios Íntimos el próximo domingo 20 de abril a las 7:00pm en…
Tal Astilla, parte tres: cómics por Steven Rice
Tal Astilla, parte tres: cómics por Steven Rice
El humor mordaz se une al arte del cómic: el comediante y artista Steven Rice presta sus talentos a Diálogo Digital como colaborador permanente. Puedes seguirlo en Instagram para ver su…
“El Antillano”, filme reivindicador y abarcador sobre Betances
“El Antillano”, filme reivindicador y abarcador sobre Betances
Dos años y medio es una cantidad de tiempo significativa para casi cualquier proyecto humano, pero lo es más para una película, pues, aunque trabajoso, es necesario mantener viva la…
The Grand Budapest Hotel: el subtexto del cine de Wes Anderson
The Grand Budapest Hotel: el subtexto del cine de Wes Anderson
Las películas recientes de la filmografía de Wes Anderson comparten varias características que forman parte de su huella inimitable como director, cosa que cualquier fanático suyo puede identificar. Los libretos…
Listas
Listas
Guillermo Rebollo Gil es ensayista, poeta, sociólogo, abogado y profesor universitario. También es parte del grupo de colaboradores permanentes de Diálogo Digital. A continuación, su más reciente colaboración. Cuando no tengo nada…
“Que así sea”: la poesía de Daniel Pommers y los tentáculos de la Neocolonia
“Que así sea”: la poesía de Daniel Pommers y los tentáculos de la Neocolonia
En un pedazo desvirgado de ciudad llamado Río Piedras, en un cuarto-caja-de-fósforo lleno de humo o en calles de cunetas hediondas, por las noches, alto en sustancias, hablaba de Borges,…
La UPR da candela en las Justas de baile y porrismo
La UPR da candela en las Justas de baile y porrismo
No forma parte de los deportes oficiales de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI), no acumula puntos para el campeonato global del torneo interuniversitario, pero las competencias de baile que se…
Jerezanas ganan el campeonato de fútbol de la LAI
Jerezanas ganan el campeonato de fútbol de la LAI
Por tercer año consecutivo, las Jerezanas de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río Piedras (UPR-RP) ganaron el campeonato de fútbol de la Liga Atlética Interunivesitaria (LAI) con…
Martes 11 de diciembre de 2012 05:00

Diez prioridades de Administración Pública

El pasado 6 de noviembre, el pueblo de Puerto Rico tomó dos decisiones trascendentales. En primer lugar, eligió a Alejandro García Padilla como gobernador, y a una mayoría de miembros del Partido Popular Democrático al Senado, a la Cámara de Representantes y a 47 de las 78 alcaldías de la Isla, aunque retuvo a Pedro Pierluisi, del Partido Nuevo Progresista, como Comisionado Residente en Washington, D.C. En segundo lugar, los electores rechazaron la condición colonial actual de la Isla y escogieron la estadidad como la opción no colonial preferida. En términos de administración pública, el gobernador electo y los demás funcionarios que lo acompañarán en el gobierno tienen unos importantes retos por delante. Entre éstos podemos identificar, como prioritarios, los siguientes diez asuntos:

1. Mejorar la calidad de la educación en Puerto Rico. No importa cuál sea la métrica seleccionada (e.g., Pruebas Puertorriqueñas de Aprovechamiento Académico, el examen del College Board o el desempeño en destrezas básicas de los estudiantes admitidos a la universidad) la educación en Puerto Rico, tanto pública como privada, dista mucho del nivel de calidad deseable. Por lo tanto, cualquier esfuerzo por mejorar la situación social y económica en la Isla tiene que comenzar por mejorar la calidad en nuestra educación.

2. Devolverle la salud fiscal a la Universidad de Puerto Rico (UPR). Para lograrlo, no es suficiente extenderle la fórmula del 9.6 % a las partidas de ingresos del estado de las cuales se excluyó a la UPR en la Ley Núm. 7 del 9 de marzo de 2009. Durante los próximos dos o tres años, se requieren también alrededor de $150 millones en asignaciones anuales adicionales.

3. Procurar un mayor desarrollo económico para Puerto Rico que promueva la creación de empleos. Esto hay que lograrlo a través del sector privado, pues la condición del fisco requiere prudencia en el gasto público.

4. Continuar con la disciplina fiscal en el fondo general para evitar que el gobierno de Puerto Rico vuelva a caer en una crisis fiscal. Es imperativo que esa disciplina se mantenga para no atravesar por una situación que nos confronte con la posibilidad de tener que volver a tomar acciones que disloquen la economía. Por otro lado, la Ley Núm. 1 del 31 de enero de 2011, a través de la cual se implantó en Puerto Rico la más reciente reforma contributiva, proveyó algunos beneficios contributivos y dejó otros para entrar en vigor a partir del año 2014, sujeto a que se cumpla con ciertas pruebas de responsabilidad fiscal que establece la misma Ley. De no lograrse esa responsabilidad fiscal, esos beneficios no podrán hacerse realidad.

5. Devolverle la salud fiscal a las corporaciones públicas del gobierno de Puerto Rico de manera que se pueda volver a generar, de forma efectiva, la inversión pública. El presupuesto gubernamental que se discute prácticamente a diario en la Isla es el que se nutre del Fondo General y cubre los gastos operacionales de las agencias del gobierno estatal. Ese presupuesto solamente representa alrededor del 35% del Presupuesto Consolidado del Gobierno de Puerto Rico y no incluye partidas significativas de inversión pública. La inversión pública, cuyo impacto económico es más significativo que los gastos operacionales del gobierno, la llevan a cabo las corporaciones públicas que están contenidas en el restante 65% del Presupuesto Consolidado. Para mejorar nuestra economía, hay que viabilizar la capacidad de esas corporaciones públicas de llevar a cabo proyectos de mejoras capitales.

6. Resolver el problema de déficit actuarial que padecen los sistemas de retiro de los empleados del Gobierno de Puerto Rico. Ese déficit actuarial se ha cuantificado en alrededor de $20,000 millones. Por su magnitud, y por la importancia que tiene para la calidad crediticia de la deuda pública del Gobierno de Puerto Rico, este asunto está revestido de alta prioridad.

7. Aumentar los recaudos que recibe el Gobierno de Puerto Rico de las corporaciones multinacionales que operan en la Isla para permitir mayores reducciones en la carga contributiva de las empresas puertorriqueñas. El modelo económico que por años se ha seguido en Puerto Rico, a través del cual se le ofrecen beneficios contributivos a las empresas de afuera y se le deja todo el peso de la carga contributiva a las empresas cuya principal base de operaciones está localizada en la Isla, no le ha servido bien a nuestra economía. Por consiguiente, hay que descontinuar ese modelo y cambiar hacia uno donde todas las empresas, independientemente de la localización de su principal centro de operaciones, reciban el mismo trato contributivo.

8. Reducir los costos de energía en Puerto Rico. De acuerdo a un estudio realizado por el Centro para la Nueva Economía (Restructuring the Puerto Rico Electricity Sector; August 22, 2005; de Sergio M. Marxuach), el costo de la energía en Puerto Rico es uno de los más altos del mundo. Para que las empresas que operan en Puerto Rico puedan proveer bienes y servicios que sean competitivos a nivel global, ese costo tiene que reducirse significativamente.

9. Reducir la criminalidad en la Isla. Esa reducción no puede llevarse a cabo mediante iniciativas de corte policiaco solamente. Además, hay que llevar a cabo un esfuerzo integrado que atienda todos los factores sociales y económicos que inciden sobre la actividad criminal. 

10. Salvaguardar y fortalecer el sistema de salud de Puerto Rico. Esto no puede limitarse a atender al plan de salud gubernamental. Es importante también tener un enfoque de prevención a través de la sociedad en general y procurar mayores inversiones en instalaciones de salud en todo Puerto Rico.

Sólo resta desearles el mejor desempeño posible a Alejandro García Padilla y a todos en la nueva administración en las encomiendas que les dio el pueblo. A fin de cuentas, el éxito de la nueva administración sería para beneficio de todos en Puerto Rico.

El autor es profesor de Finanzas en la Escuela Graduada de Administración de Empresas en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

Publicado en Opinión y Debate
Martes 11 de diciembre de 2012 05:00

Lectura de género del proceso electoral 2012

Una mirada desde la perspectiva de género al pasado proceso electoral revela que éste fue uno histórico. Más allá de la participación de seis partidos en la contienda electoral, de convertir el proceso eleccionario simultáneamente en una consulta plebiscitaria sobre status y de resultar en la elección de un gobernador y un comisionado residente de partidos diferentes, el proceso evidenció la confrontación entre viejos y nuevos estilos de hacer política.

En el 80 aniversario del sufragio femenino, la participación de las mujeres en la política experimentó un paradójico reversazo numérico a la vez que un salto cualitativo de gran importancia. La representación política de las mujeres en la Asamblea Legislativa y en el gobierno municipal declinó significativamente. El número de legisladoras se redujo de 23 a 12, el más bajo desde 1996 cuando se eligieron 15 legisladoras. De éstas 12, seis fueron electas al Senado y seis a la Cámara de Representantes. Diez legisladoras incumbentes del Partido Nuevo Progresista (PNP) perdieron sus escaños; siete senadoras (dos de ellas por acumulación) y tres representantes por distrito. 

Aunque 25 por ciento de los candidatos a la Legislatura fueron mujeres (53 de 214), la Asamblea Legislativa del 2013 quedará constituida con tan solo un 15 por ciento de legisladoras (12 de 78). Las acaldesas electas se redujeron de cinco en 2008 a cuatro en 2012. Esto equivale a cinco por ciento de representación femenina para la posición de alcalde a nivel del país.

En estas elecciones hubo un total de 39 candidatas a alcaldesas por todos los partidos. Las cuatro electas corresponden a los municipios de San Juan, Ponce, Salinas, y Barceloneta. De las alcaldesas incumbentes, 3 fueron derrotadas: Guayama, Cabo Rojo y Vieques (la de Naguabo perdió las primarias). Solo la alcaldesa de Ponce fue reelecta.

No obstante, el gran logro feminista de 2012 fue la nueva contienda entre la política basada en la diversidad e inclusión de género, raza y preferencias sexuales versus las formas tradicionales de exclusión o marginalización de la diferencia levantando la bandera del estatus.

La elección, por tercera vez en la historia, de una mujer para ocupar la poltrona municipal de San Juan fue el resultado de una campaña inclusiva y de una astuta política multisectorial de alianzas que presagian nuevas formas de hacer política y de forjar consensos para una gobernanza diferente.

La candidata del Partido Popular Democrático (PPD), Carmen Yulín Cruz obtuvo una victoria contundente sobre el implacable incumbente del PNP por 12 años, Jorge Santini. El liderato de Carmen Yulín, basado en el respeto y la empatía con la necesidad del otro, desató una fuerza de movilización mayor a la generada por costosas campañas políticas y aceitadas maquinarias partidistas.

La victoria de Carmen Yulín Cruz en San Juan impactó los resultados para representantes a la Cámara. Al ser favorecida en los precintos 3 y 4 de San Juan, el PPD capturó dos escaños adicionales en la Cámara. En el distrito 3 la incumbente PNP, Albita Rivera fue derrotada por la candidata del PPD, Sonia Pacheco.

Otras dos contendoras del PNP al Senado (Liza Fernández y Zoe Laboy) cuyas candidaturas estaban atadas al comportamiento electoral de San Juan, no resultaron favorecidas en la elección. Las tres candidatas derrotadas se caracterizaron por un estilo abrasivo similar al del alcalde Santini al cual ataron sus destinos. Esto es similar a lo que se conoce en el feminismo como “identificación masculina”. Su rol como defensoras e interlocutoras en la campaña del alcalde frente a Carmen Yulín fue castigado por el electorado.

Podría argumentarse también, que la alianza que lideró la alcaldesa electa contribuyó a la derrota de Elizabeth Casado en el distrito 40 de Carolina. Ésta presidió la comisión cameral que condujo las vistas públicas que cuestionó el proyecto de comunidades especiales—las cuales apoyaron a Carmen Yulín.

Podría decirse, pues, que la nueva política feminista ha dejado en el camino a candidatas que insisten en hacer política tradicional con estilos machistas. Es significativo que durante la campaña electoral, tanto los partidos tradicionales como los emergentes, presentaron una diversidad de propuestas dirigidas específicamente al sector femenino como parte de sus promesas de campaña. Esto constituye un reconocimiento de la fuerza electoral de las mujeres, quienes constituyen el 52 por ciento de la población, se inscriben en mayor proporción que los hombres y son el número mayor de votantes.

En conjunto, estos factores han contribuido a activar la participación femenina en el proceso electoral y a enfocar en la representación política de las mujeres y otros nuevos actores políticos hasta ahora marginados (la comunidad LGBTT, la comunidad dominicana, organizaciones comunitarias) que buscan un gobierno que les haga justicia e incorpore sus aspiraciones.

El “ invencible” exalcalde Santini pretendió emascular a la alcaldesa electa. Su machismo, expresado en la negativa a dialogar o debatir ideas y propuestas con la mujer que lo retaba y en la utilización de mujeres candidatas de su partido como interlocutoras en la campaña contra Carmen Yulín, lo llevó a subestimar la fuerza y el poder de la inclusión y la solidaridad feminista.

La autora es Catedrática del Departamento de Ciencia Política en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

Publicado en Opinión y Debate
Lunes 12 de noviembre de 2012 05:00

Un homosexual se lanza a las elecciones en Kenia

A pesar que la homosexualidad está penada con hasta 14 años de cárcel, David Kuria Mbote, cofundador de la Coalición de Gays y Lesbianas de Kenia y que públicamente ha expresado su identidad sexual, se postula como candidato al Senado en Kenia, por el condado Kiambu para marzo de 2013.

La homosexualidad es reprimida y castigada severamente con la pena de muerte, en países islámicos como Arabia Saudita, Irán, Mauritania, Sudán y Yemen. Sin embargo, hombres y mujeres en Kenia mantienen en el secreto su sexualidad, debido a que las leyes de este país señalan que no está permitida la homosexualidad debido a que se debe “preservar la dignidad de los individuos y de las comunidades, y promover la justicia social y la realización del potencial de todos los seres humanos”. De ahí que, el Código Penal castiga la homosexualidad con hasta 14 años de prisión.

Llama la atención que organizaciones  internacionales de derechos humanos, como Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI), condenan enérgicamente las leyes que penalizan como un grave delito a las relaciones homosexuales entre adultos. No obstante, y a pesar de estas recomendaciones, países africanos e islámicos continúan con normas que violan los derechos universales de sus habitantes.

En un reportaje publicado por IPS Noticias, Mike Elkin, corresponsal de dicho medio, da a conocer la postulación de Kuria Mbote, activista que desde hace varios años ha luchado por los derechos sexuales en su país.

Entre sus posturas el hombre de 40 años, establece que la vida “no termina si todos te rechazan. Si yo hubiera creído las ideas predominantes sobre las personas como yo, me habría dado por vencido. Así que quiero decirle a la gente que no renuncie”.

Continúa el articulo explicando que “otro de los temas que interesa al candidato es la prevención y el tratamiento del SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida)” Esto, ya que Kuria Mbote señaló que muchos médicos kenianos marginan a los pacientes homosexuales, y que los homosexuales en este país tienen muy poca información sobre la prevención del VIH (virus de inmunodeficiencia humana, causante del SIDA).

De hecho, según informa Periodismo Humano, la Organización de las Naciones Unidas, indicó que hasta diciembre de 2011, 1,6 millones de entre 40 millones de kenianos vivían con VIH.

Para conocer más acerca delas posturas de este candidato al senado de Kenia acceda a Periodismo Humano
 

Publicado en Local
Viernes 09 de noviembre de 2012 05:00

El PIP cree en la esperanza

Eran las diez de la noche. En el aire se respiraba el olor a café. En una mesa aparte apenas sobraban los tres-y-dos de jamón y queso improvisados de alguna panadería cercana.

Algunos periodistas salían a fumar un cigarrillo o estirarse un poco. Otros comentaban los resultados que se proyectaban en el televisor más cercano. Se entretenían analizando las proyecciones de triunfo de unos candidatos y las derrotas de otros. Que si las tendencias indican, que si los datos reflejan, que si es por poca diferencia, que si los azules pierden, que si los rojos ganan.

Dieciocho minutos después, se nos dijo que en algún momento el candidato entraría.

Súbitamente, los periodistas -que estaban dispersados a lo largo de toda la sede, como las fichas regadas al final de un juego de ajedrez- se colocaron en los puestos designados para ellos, igual a como se acomodan las piezas en los cuadros blanquinegros del tablero, para dar inicio a la partida de preguntas y respuestas.

Llevábamos horas esperando a que el candidato emitiera las primeras declaraciones, aún si estas fuesen mentiras piadosas. Había en la atmósfera un dejo claroscuro, un sabor agridulce.

Cuando entró, en medio de vítores y aplausos de los partidarios y ante la presencia de los periodistas, no fue fácil ver en Juan Dalmau el desenlace lánguido de que, por tercera vez desde las elecciones del 2004, el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) estaba condenado a perder su franquicia electoral. Pero había buenas nuevas, y la esperanza destilaba hasta en el verde de las paredes.

Dalmau celebró la derrota de la condición territorial actual en la primera pregunta de la consulta plebiscitaria. También, la certeza de que María de Lourdes Santiago entraría nuevamente al senado, devolviéndole al partido la representatividad perdida en la legislatura desde el 2008, añadía alegría al ambiente mortuorio que imperaba desde tempranas horas de la noche.

Llegaron a mi mente las expectativas que tenían todos en la sede antes de la conferencia de prensa. Con un treinta por ciento de los colegios electorales escrutados, el candidato obtenía un 2.22 por ciento de los votos. Solo faltaba .78 para mantener viva la franquicia electoral, que ha ido desvaneciéndose en los últimos años como una criatura famélica que depende del suero de un ideal.

Sin embargo, a medida que pasaban a cuentagotas los minutos, las horas y los colegios electorales escrutados, el porcentaje para el candidato se estancó en un mortal 2.53.

Ya con un cincuenta por ciento de las unidades electorales contabilizadas, la tendencia era clara: el candidato no obtendría más votos. Perderían la franquicia aún cuando lograban un escaño en el senado, lo que era motivo de celebración junto a la victoria del ‘no’ en la papeleta gris.

A las diez y veinte, entró el candidato para dar la cara ante el país y reconocer los resultados. En ese momento, reafirmó su compromiso inmortal de que “aquí no vamos a dar un paso atrás hasta que logremos la victoria final que será la libertad de nuestra patria”. Fue en ese instante cuando rompí la imparcialidad periodística y pensé que todavía hay esperanza.

El escrito formó parte de una cobertura especial para el curso INFP 4001 de la Escuela de Comunicación de la UPR, Recinto de Río Piedras, impartido por la profesora Lourdes Lugo.
 

Publicado en Local
Viernes 09 de noviembre de 2012 05:00

Prueba de fuego para nuevos periodistas en el PPD

Es cierto que los eventos importantes ocurren cada cuatro años. Tal es el caso de los años bisiestos, las olimpiadas, el mundial de fútbol, y las elecciones generales en Puerto Rico. Por ello, el pasado 6 de noviembre, los puertorriqueños salieron a votar, y la prensa, a trabajar.

 A eso de las tres de la tarde, comenzaron a aglomerarse decenas de comunicadores del país en las barricadas, es decir, comités centrales de los partidos políticos. En las afueras de la trinchera mayor de la pava, o el comité del Partido Popular Democrático (PPD), había jolgorio desde antes de que se comenzaran a contabilizar las papeletas. La música, los vítores y las bocinas que tocaban el tradicional “jalda arriba va cantando el popular”, contrastaban con el ambiente sobrio y profesional que imperaba dentro del edificio.

La jornada había comenzado para todos. Periodistas novatos dando sus primeros pasos en la profesión trabajando a pocos metros de distancia de leyendas del periodismo local.

 “No puedo creer que estoy cubriendo las elecciones al lado de Yolanda Vélez Arcelay; este es un día muy importante para mi”, comentó emocionada y nerviosa Erika Rivera, quien cursa su tercer año de periodismo en la Universidad del Sagrado Corazón. La joven trabajaba en su computadora portátil, junto a otras cinco estudiantes universitarias, en lo que, según concluyeron todas, fue su primera cobertura importante.

Las figuras más conocidas del periodismo, caras emblemáticas que hemos visto en los noticieros por años, también estuvieron pagando el noviciado.

''Nuestro trabajo es demasiado importante, es el hecho de caminar junto con la misma historia; ver que allá afuera hay cuatro millones de personas esperando ver que es lo que sucede con todo esto, y que nosotros seamos los ojos y oídos de esa gente es una experiencia extraordinaria'', nos compartió el periodista, Carlos Weber.

A pesar de ser nativo de Chile, Weber ha trabajado la cobertura política en Puerto Rico desde el año 1992, y nos platicó sentirse afortunado por que ha tenido la oportunidad de hacerlo desde la perspectiva de distintos partidos.

El reportero ancla de las Noticias Univisión comentó en medio del bullicio de reporteros ansiosos y el olor a arroz con pollo de la cena que se servía en ese momento, que lo más importante que debe tener un periodista es el deseo de apegarse a la verdad, dejando fuera el mito de la objetividad.

“No hay objetividad por que somos seres políticos por naturaleza y siempre nuestras posiciones van a traslucir. Nosotros no somos acéticos; no estamos en una sala de operaciones”, comentó.

Terminó su consejo con voz suave, diciendo que espera que la nueva sepa de periodistas supere a quienes están ejerciendo la profesión actualmente.

“Mi hijo está en su primer año de periodismo en la Upi”, sonrió.

El escrito formó parte de una cobertura especial para el curso INFP 4001 de la Escuela de Comunicación de la UPR, Recinto de Río Piedras, impartido por la profesora Lourdes Lugo.


 

Publicado en Local
Viernes 09 de noviembre de 2012 05:00

“Bembé” familiar pintado de soberanía

Un salón de actividades vestido con decoraciones sencillas. Sillas y mesas blancas, sin manteles. Observas al fondo, y notas cuatro sillas, un micrófono y un podio que anuncian con voz silente la posibilidad de un acontecimiento importante.

Cualquiera diría: ¿qué es esto? ¿Un quinceañero de poco presupuesto, una reunión cordial de clase graduanda? Una enorme pancarta con las letras M U S suelta un grito estridente que clama" “Oye estás en el comité central del Movimiento Unión Soberanista”.

Ambiente confuso; esto es un comité político, en día de elecciones generales. Los periodistas se aglomeran en la esquina, esperando la llegada de alguno de los candidatos para caerles encima como lobos hambrientos a un pedazo de carne. A las tres de la tarde, ya comenzaba la espera de unos resultados… Números que dictarían el futuro de un partido.

Sin embargo, el comité central del MUS se transforma enun  fiesta de familia. Besos, abrazos, viejos amigos se saludan de manera enfática, contentos; se ríen y conversan. La típica tertulia política comienza temprano, parecida a las conversaciones que se dan el Día de Acción de Gracias o en Navidad. Una niña de apenas un año de edad, camina dulcemente por el piso de aquel lugar, empujando las sillas como si fuesen su juguete. La alegría de un infante nunca está de más. 

El olor a café recién colado interrumpe la atmósfera del espacio. La gente gira sus cabezas; acaban de abrir la mesa de los entremeses.

Gritería, y corre y corre. Llegó el patriarca de esta familia política. El centro de actividades intenta disfrazarse de comité político ante la llegada del jefe. Arturo Hernández, candidato a la gobernación por el MUS, responde a las preguntas de una periodista en busca de encender el espíritu de aquel lugar.

“El Movimiento Unión Soberanista ha traído al escenario político del país una discusión de altura… y mientras ésta esté haciendo escalada en la mente de los electores y en la mente del país eso es importante”, dice Hernández, con un discurso de corte esperanzador que mostrando a su gente qué existe la salvación de su partido.
 
Los rostros reflejan ansiedad y esperanza, porque quieren que su partido quede inscrito. “¡Ay! ¡Qué por lo menos Che y Tato entren!”, dice una de las simpatizantes que aguarda los resultados acerca de las candidaturas de José “Che” Paralittici y de José “Tato” Rivera Santana, para el Senado y la Cámara, respectivamente.

Siete de la noche, ya la suerte está echada. La familia se reúne en lo que parece ser el mensaje final.

Un partido que acepta una derrota con felicidad y orgullo. La derrota se desvanece, las banderas del MUS se acuestan en las mesas satisfechas con el trabajo realizado. Arturo Hernández y sus compañeros disfrutan de una deliciosa hamburguesa. Una voz anuncia lo más esperado de la noche: “La barra ya está abierta”. 

El escrito formó parte de una cobertura especial para el curso INFP 4001 de la Escuela de Comunicación de la UPR, Recinto de Río Piedras, impartido por la profesora Lourdes Lugo.


 
 

Publicado en Local
Viernes 09 de noviembre de 2012 05:00

Coquí sonriente, coquí soñador

Cualquiera diría que el coro del sencillo “Último vals” de la Oreja de Van Gogh serviría para plasmar en palabras el ambiente en el comité central del Partido Puertorriqueños Por Puerto Rico (PPR), el pasado 6 de noviembre de 2012. “La felicidad es un maquillaje de sonrisa amable…”

Sin embargo, los candidatos por el partido del coquí parecían tomar como lema de vida la frase: “se utilizan más músculos para fruncir el ceño que para sonreír” y mostraban sus dentaduras blancas en cada esquina.

Y como la música parecería ser uno de los personajes más presentes en este día, el ritmo del nuevo éxito koreano, “Gangnam Style”,  los mixeos [sic] de Pitbull y un popurrí de la “Bomba”, de Azul Azul, con el “Humahuaqueño Carnavalito”, de King Africa, retumbaban una y otra vez en la calle Ponce de León. Los candidatos, vestidos de naranja y negro, ondeaban las banderas con el coquí mientras meneaban las caderas de lado a lado en medio de la calle.

Aunque los centros de votación habían cerrado, algunos transeúntes en bicicleta pedían banderas y calcomanías para llevarse un recuerdo de ese día que solo ocurre una vez cada cuatro años. Otros, con ínfulas de Jeff Gordon, dejaban marcas de goma quemada en la brea mientras sacaban sus extremidades por las ventanas de los autos. A su vez, agitaban las banderas del partido al que simpatizaban o por la nación de la que creían ser parte. Los gritos reclamando la estadidad, y los mensajes escritos con pintura parecían traer consigo esperanza de una mejoría.

De este lado del cristal, solo se respiraba tensión y desespero, a pesar de lo acogedor de este comité de campaña. Las paredes, adornadas con carteles de los candidatos, mantenían vivo el aura del salón. Minutos más tarde, los representantes del partido anunciaban la llegada del máximo líder, Rogelio Figueroa, pero tanto tardó que parecía más una espera a Godot. A las 7:00 p.m., cuando la calle fue bendecida por la noche y la música prefirió retirarse con la dignidad que le quedaba, llegó Rogelio Figueroa con una sonrisa en su cara, como es costumbre.

Parecía irrelevante el hecho de que el PPR había perdido desmesuradamente la contienda electoral en todos los aspectos. Ninguno de sus miembros logró obtener un puesto gubernamental, perdieron la mayoría de sus números de las elecciones pasadas y el partido no quedó inscrito.

“Participamos, estamos aquí, se reconoce que nuestro discurso es importante y que ha transformado a Puerto Rico, pues vamos a reconvertirlo en voto”, exclamó el líder del coquitazo luego de su conferencia de prensa en la que aceptó su derrota.

No obstante, la sonrisa nunca se marchó de su cara esculpida por un sueño que nunca desaparecerá. ¿Cuándo el puertorriqueño celebrará la victoria del coquí? La espera no desespera a Figueroa, quien asegura una victoria solo “cuando la historia lo decida. Pero nosotros no nos vamos a quitar”.

El escrito formó parte de una cobertura especial para el curso INFP 4001 de la Escuela de Comunicación de la UPR, Recinto de Río Piedras, impartido por la profesora Lourdes Lugo.

Publicado en Local
Viernes 09 de noviembre de 2012 05:00

Cubriendo al PNP: crónica desde la sede del partido

Un estrépito de agonía y victoria asfixiaba los alrededores de un edificio amarillento cremoso. Allí, el rugido rodeaba como el cascabel de una serpiente a cualquiera que cruzara esa cuadra azul, tenaz, hecha a fuerza de una multitud que se alzaba como una muralla, sin tener idea de que sería desplomada.

Un ruido tan fuerte y obstinado que hubiese abrazado y ensordecido a cualquier alma popular que se hubiese equivocado de camino. Olía realmente a nada. No hay nada pasando a las tres de la tarde, salvo un ambiente caótico que no deja saber realmente a quién o qué se debe, pues la tarima estaba vacía y los números eran inciertos.

La avenida seguiría atestada; solo restaba entrar al sosiego de la sala de prensa para no confundirse de oficio, y cambiar el carnet por una camisa azul y una bandera blanca con insignias de Estados Unidos.

Frente a una pared forrada de añil, el director de campaña del Partido Nuevo Progresista (PNP), Ángel Cintrón, aparecía con la contentura y la emoción en los pellejos. Iban a ganar, tenían que ganar, ¿por qué le preguntaban si no iban a ganar? Solo podían ganar, y si no ganaban, bueno, como quiera iban a ganar.

Cintrón es un hombre que calcula sus debilidades, las mide y las tapa con la facilidad de ponerles sábanas a media noche. Obsérvarlo hace simple saber por qué Fortuño se lanzaría sonriendo a un precipicio, si Cintrón se lo pedía.

Pero esa tarde del 6 de noviembre, mirar a Cintrón era como mirar a un jugador de ajedrez que sabía que se iba a quedar sin piezas pero su semblante quedaba impávido, tieso y robusto como el cemento, aunque su contrincante se lo iría comiendo poco a poquito, dejándolo con el sabor agrio de cuando se ha perdido contra el menos fuerte: un niño con chaqueta y corbata encima.

Y Cintrón venía con su frialdad y con su caja de herramientas encima: cada veinte o treinta minutos debía salir y entrar de un cuarto donde nadie tenía acceso, y, luego, mostrar estadísticas apabullantes que ningún periodista entendía. Cinco pantallas reflejarían unos números preparados hace meses o semanas o días; nadie sabe cuándo exactamente. Jugaba con las unidades, con los colegios, con los electores, con el porcentaje.

Mientras la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) mostraba los primeros números, Cintrón se volvía obstinado, acérrimo, de piedra: “ya mismo la CEE tendrá los mismos resultados que nosotros”, decía.

Con todas sus mentiras engavetadas, uno empezaba a sentir lástima por el pobre. Hasta era tierno esperar que algún amigo le pusiera la mano en el hombre, lo bajara del podio y le susurra que “ya no importa, que no hay nada de malo en llorar hasta cansarse, que todos perdemos cosas para siempre; igual, uno se levanta”.

En las afueras de la sede del PNP, se oye la algarabía: Jennifer González acaba de llegar. Alguien del público comenta que subió con una caja de donas. Pero el rumor fue desmentido al poco rato. Luego, a las once y pico de la noche, Fortuño le habló a la masa como si no supieran nada. Los gritos se escuchaban hasta en la CEE. Las banderas estadounidenses cobraron un tamaño desmedido. La multitud parecía haberse reproducido y  creerle.

Al rato, un gobernador cansado y abatido trató de entrar para hablar con la prensa: “faltan muchos votos por contabilizar”.

Sus ojos, dilatados bajo dos pupilas negras, se enrojecían extenuada y brevemente cuando alguien le preguntaba por qué se ve tan deteriorado. Y así, sin más ni menos, ya nadie creía que iba a ganar, pero nadie le dijo que había perdido. La puerta de donde Cintrón salía y entraba se quedó entreabierta sin querer, un hombre con los ojos aguados y la cara desfigurada se aguantaba el llanto con las manos en la boca; otra muchacha se recostó con el cuerpo jorobado en la mesa; otro asistente, que vigilaba, abría y cerraba la puerta de la sala de prensa cada segundo, ya no la tocaba.


A las doce y pico de la mañana, casi todos tenían los ojos aguados o líneas rojas alrededor del iris. Afuera, no quedaba nadie. Los metales de la tarima no temblabancomo hace una hora. Solo quedaban los servidores públicos recogiendo latas, banderas y derrota.

El escrito formó parte de una cobertura especial para el curso INFP 4001 de la Escuela de Comunicación de la UPR, Recinto de Río Piedras, impartido por la profesora Lourdes Lugo.
 

Publicado en Local
Miércoles 07 de noviembre de 2012 08:14

Barack Obama se queda en la Casa Blanca

El candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, Barack Obama, resultó reelecto (50%) ayer martes tras imponerse al aspirante republicano Mitt Romney (48%).

Obama obtuvo la victoria en los estados calificados como “claves” del país, entre ellos Virginia, Ohio y Florida; además de otras 19 entidades que le dieron el visto bueno a su reelección.

Por su parte, Romney mantuvo el favoritismo en al menos 22 entidades, pero finalmente estas sólo le dieron 201 votos electorales.

En su carrera a la Casa Blanca, ambos candidatos protagonizaron las campañas más largas y caras de la historia del país; en las que se gastaron alrededor de seis millones de dólares en menos de 17 meses.

Durante su campaña, Obama siempre abogó por el apoyo a las minorías étnicas y la eliminación de los recortes de impuestos a los ricos, como una medida de control para solventar la crisis económica que ha golpeado al país desde el año 2008.

De igual manera, el representante demócrata insistió en la necesidad de crear más empleos y mejorar la educación en todos sus niveles.

La contienda electoral se caracterizó por una cerrada lucha en las encuestas realizadas a boca de urna, situación que generó que las ventajas, a favor de uno u otro candidato, variaran a medida que avanzaba el conteo.

El martes, alrededor de 200 millones de estadounidenses fueron llamados a las urnas para elegir al próximo Presidente, que tomará las riendas del país entre el período 2013-2017.

De la cifra, al menos 30 millones de ciudadanos, incluyendo el entonces candidato demócrata, Barack Obama, votaron por adelantado.

Además de escoger al ocupante de la Presidencia, los ciudadanos renovaron el total de los 435 miembros de la Cámara de Representantes, un tercio de los 100 senadores que conforman la Cámara Alta y a sus gobernadores en 11 estados; así como también celebraron elecciones los dos territorios libre asociados de EEUU: Puerto Rico y Samoa.

Publicado en Local
Miércoles 31 de octubre de 2012 05:00

¿Camino a ningún sitio?


A la memoria del gran historiador Eric Hobsbawm, por haber sabido vivir, y estudiar, "tiempos interesantes". 

No es fácil para un caribeñista y americanista ponderar unas elecciones de las que ha estado pendiente, pero no mucho más que las de Estados Unidos o las de Venezuela. Después de todo, esas otras conllevan consecuencias perdurables para el futuro de América. Ello tiene la ventaja, sin embargo, de proveer una mirada algo menos influenciada por las pasiones profesionales, partidistas e ideológicas.

¿Camino a la inmovilidad? ¿o una nueva esperanza para el País?

Mi perspectiva no es muy halagadora para el País pero tiene, al final, el hilo de esperanza de todo optimista empedernido. De acuerdo a algunos de los escenarios que contemplamos para el resultado electoral, la situación del País podría no mejorar y, según algunas perspectivas, muy bien puede empeorar. A un mes corto antes de los sufragios, cuando escribo, se plantea la posibilidad de un nuevo período del inmovilismo cuando los partidos principales se cancelan mutuamente. Que un gobierno acusado por la prensa y otros sectores de corrupto y abusador esté todavía “en carrera” habla muy mal del País, o de la oposición, y cuidado si de ambos.

Las encuestas más recientes revelan que Alejandro García Padilla no tendría la elección a gobernador tan asegurada como se presentaba en el verano. Mientras más estrecho el margen de ventaja, más posibilidad de volver a enfrentar una división con la Comisaría Residente. Lo mismo con la Legislatura: el escaso margen de ventaja a nivel de partido augura la posibilidad de una Legislatura dividida.

Esto es preocupante, tomando en cuenta que el Partido Nuevo Progresista (PNP) parece haber intensificado en el año en curso lo que amplios sectores del País tachan de saqueo e impunidad. Lo más esperanzador, paradójicamente, parecería ser la multiplicación de partidos de minoría que al menos adecentan el debate electoral y auguran, además, un cambio posible en el sistema político-partidista.

El repunte, modesto pero significativo, del Partido Independentista (PIP) y la proyección positiva, sobre todo del Partido del Pueblo Trabajador (PPT), plantean la emergencia de alternativas de País, aunque todavía dispersas. No falta quien sugiera casi lo contrario: que el partido de gobierno facilitó la inscripción de algunos de los partidos emergentes para diluir los votos de repudio que aumentarían, de lo contrario, los votos del Partido Popular Democrático (PPD).

Cónsono con las encuestas mencionadas, este no es, sin embargo, el único escenario posible. Ni la proliferación de los partidos emergentes promete mejorar el país a corto plazo ni la perspectiva de un gobierno dividido asume el carácter de un destino ineludible. Otro escenario, tan posible como el anterior, es que el PPD repunte al final, en parte porque los partidos de minoría se desinflen a la hora del sufragio e impere la lógica del voto de castigo.

Veamos, el comportamiento electoral de las últimas décadas en Puerto Rico es que los electores “prestados” de los partidos de minoría, por mucho tiempo solo el PIP, se identifican con el voto por su partido preferido para terminar votando, el día de las elecciones, por la opción que consideran “menos mala”.

Este patrón muy bien puede repetirse, particularmente entre electores asustados ante una posible revalidación del gobierno actual o preocupados de que el inmovilismo cancele una nueva esperanza para el País.

El espejo de nuestras regiones y la América toda 

Una de las ventajas de estudiar a Puerto Rico como parte del Caribe y desde una óptica caribeñista es que hay una serie de dimensiones que adquieren más perspectiva. Y esa ventaja aumenta, a su vez, al mirar el Caribe como parte de la América toda. El hemisferio americano ha atravesado cambios tan dramáticos en las pasadas dos décadas que a ratos sugieren un cambio tan veloz que podría volverse vertiginoso.

Todo comenzó en Venezuela con la elección de Hugo Chávez Frías a fines de 1998, producto del colapso de su sistema político-partidista y del agotamiento de la cuarta república (orden constitucional) de ese país, no menos petrolera que la actual. Han seguido, en orden nada cronológico, procesos, variadamente en la misma dirección, en Argentina, Ecuador, Paraguay, Perú, y Uruguay y la muy esperanzadora propuesta del movimiento liderado por Evo Morales en Bolivia. Más notable, quizás, ha sido la emergencia del Brasil como potencia de escala mundial y su desafío solapado a Estados Unidos, su antiguo aliado, al menos en la América del Sur.

Estos procesos entrañan muchas lecciones, vistas a la luz del período traumático vivido durante los últimos treinta años. La Crisis Centroamericana que atravesó toda la década de los ochenta del siglo pasado, la llamada “crisis de la deuda externa” comenzada en 1982 y el subsiguiente auge del neoliberalismo que azoló a toda la América y mucho más fuerte a la América Nuestra, fueron la antesala del cambio antes planteado.

La lección tal vez más pertinente para Puerto Rico y buena parte del Gran Caribe es que las cosas tienen que ponerse muy malas antes de que puedan mejorar. No se trata de que el deterioro conlleve, por sí mismo, un cambio positivo. De ser así, hubiésemos presenciado procesos más o menos simultáneos y mucho más parecidos entre sí.

¿Camino a un nuevo Puerto Rico?

Tampoco se trata de proponer una nueva versión de la “crisis del coloniaje” que andaregueó por nuestra política en los años sesenta y setenta. El PIP y muchos otros independentistas dirían que el País no se puede encaminar hasta que se alcance la plena independencia, así como las estadoístas descontentos con la fórmula contraria. Efectivamente, uno de los mayores beneficios potenciales, sino el mayor, de la resolución de las relaciones con Estados Unidos sería liberarnos del empantanamiento de un si stema politico-partdista organizado sobre la base del llamado estatus, como ha ocurrido por los últimos sesenta años.

Debe haber, en cada sociedad, unas condiciones muy propias e intransferibles que conduzcan al cambio positivo. En Puerto Rico, el cuadro presentado al comienzo refleja también una creciente desconfianza de la sociedad con los dos partidos que han compartido el limitado poder colonial por esos sesenta años.

Es decir, la hegemonía que ejercieron más o menos por liderato en las primeras décadas, se ha ido tornando cada vez más en un mero consentimiento, algo cínico o fatalista. Que los múltiples partidos de minoría puedan acercarse a compartir el endoso de uno de cada diez votantes confirma ese debilitamiento, lento pero seguro, en dicha hegemonía. Pero presenta, más importante aún, la posible emergencia de alternativas de país que puedan convertirse en opciones cuando colapse, como debería ocurrir más temprano que tarde, el actual sistema político-partidista.

Seamos claros, sin embargo, la multiplicación de partidos de minoría no plantea todavía alternativas realmente novedosas ni va a acelerar, por sí misma, el posible colapso del sistema actual. Al contrario, parecería también multiplicar el tribalismo que ha cancelado en el último medio siglo un consenso constructivo en Puerto Rico.

Netamente prometedor, sin embargo, es el creciente protagonismo de ese personaje impreciso que agrupamos bajo “sociedad civil” (movimientos comunitarios, ambientalistas, estudiantiles, sindicales, entre otros). La dedicatoria recuerda a Eric Hobsbawm, para mi gusto el mejor historiador en el siglo pasado. Leí recientemente una breve reseña de sus memorias que da cuenta de una de sus experiencias significativas como hijo de un misionero británico en el Asia.

El niño Hobsbawm tenía una nana nativa y ésta se negó a darle limosna a un mendigo. El mendigo, sin embargo, dirigió al niño la siguiente maldición: “Ojalá te toque vivir tiempos interesantes”. 

Demasiado interesantes. A ratos me luce como esa la maldición que sufre el Puerto Rico actual. Estoy ante el televisor; se anuncia que el gobierno formalizó la muerte de la “Vía Verde”. Casa Pueblo derrotó a Fortuño; hay esperanza.

El autor es historiador y profesor en la Facultad de Ciencias Sociales del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.

Publicado en Opinión y Debate
Inicio
Anterior
1
Página 1 de 3

Te Recomendamos